José Martí, motivos para homenajes

José Julián Martí Pérez, nuestro héroe nacional, nació en la calle Paula No. 41, La Habana, el 28 de enero de 1853.  Desde muy joven conoció los horrores de la esclavitud.  En la Escuela de Instrucción Primaria Superior de Varones (Prado 88), recibió una imborrable influencia de su maestro Rafael María de Mendive, basados en su ejemplo como patriota, poeta y maestro.

El niño José Martí a los 12 años

En 1866 por su dedicación a los trece años fue admitido —a solicitud de Mendive— en el Instituto de Segunda Enseñanza (Obispo No. 8). Allí el joven Martí percibió la difícil situación que vivía el país y de las ideas independentistas que desencadenaron el inicio de las luchas de liberación nacional contra el colonialismo español en 1868.

Y fue justo el independentismo la base de su ideario revolucionario, lo que se evidenció en aquella primera juventud con su primer trabajo periodístico El Diablo Cojuelo el 19 de enero de 1869

https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1451247168383043

Días después, el 23 de enero, publicó el poema dramático “Abdala” en la única edición de Patria Libre, en el que aborda el tema del sacrificio en la lucha por conservar la independencia de a la patria.  Esta obra, según el criterio de los especialistas, es un reflejo de su vida en aquellos años de adolescencia.

https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1454072808100479

En Abdala José Martí, con tan solo 15 años, demuestra la madurez y la fuerza de sus sentimientos de amor a la patria cuando mediante la definición que su personaje expone ante su madre que le reclama:

El amor, madre, a la patria
No es el amor ridículo a la tierra,
Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
Es el rencor eterno a quien la ataca;
Y tal amor despierta en nuestro pecho
El mundo de recuerdos que nos llama

Y fue ese amor a la patria que lleva a su personaje al máximo esfuerzo cuando, tras haber participado en la lucha armada, moribundo, pero se siente feliz por la satisfacción de haber vencido al enemigo. Finalizando el poema de este modo.

¡Nubia venció! muero feliz: la muerte
Poco me importa, pues logré salvarla…
¡Oh, qué dulce es morir, cuando se muere
Luchando audaz por defender la patria!

https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1454131728094587

Otra muestra de su patriotismo es el hecho fue el 4 de octubre de 1869, cuando una escuadra del Primer Batallón de Voluntarios pasó por la calle Industrias No. 122, donde residía la familia Valdés Domínguez, desde la vivienda se oían risas y los voluntarios tomaron esto como una provocación. Y como respuesta regresaron en la noche y realizaron en la casa a un minucioso registro. Entre la correspondencia fue encontrada una carta dirigida a Carlos de Castro y Castro, compañero del colegio que, al alistarse como voluntario en el ejército español para combatir a los independentistas, calificaron de apóstata.

Motivo por el que el 21 de octubre de 1869 Martí fue recluido en la Cárcel Nacional acusado de infidencia por escribir esa carta, junto a su amigo Fermín Valdés Domínguez. El 4 de marzo de 1870, Martí fue condenado a seis años de prisión, pena posteriormente conmutada por el destierro a Isla de Pinos, lugar al que llega el 13 de octubre. El 18 de diciembre sale hacia La Habana y el 15 de enero de 1871, por gestiones realizadas por sus padres, logró ser deportado a España. Allá comienza a cursar estudios en las universidades de Madrid y Zaragoza, donde se gradúa de Licenciado en Derecho Civil y en Filosofía y Letras.

Esa sensibilidad que siempre lo acompañó desde su adolescencia, la influencia de su maestro Rafael María Mendive y la época que le tocó vivir fueron con la constante de su vida como escritor y político revolucionario que hoy los cubanos lo definimos como el pensador más genial de nuestra historia, con ideario que va desde el independentismo, latinoamericanismo, y antimperialismo.

Pensamiento que estuvo marcado por la formación de principios éticos que sientan las bases para la formación de un hombre íntegro, con una conciencia social y política superior en la que el bien común rige su actuación en corta pero intensa vida.

Por el ejemplo que fue su vida y obra para los cubanos es que hoy su pueblo le rinde contante homenaje en cada espacio de la tierra que lo vio nacer hace 167 años.

La presencia de José Martí en nuestra ciudad

A continuación mostramos tres monumentos alzados en su homenaje en distintos épocas de nuestra historia nacional presentes hoy día en nuestra ciudad.

Estatua de José Martí en el Parque Central

El Parque Central es un lugar de importantes aconteciminetos en la vida social del , desde 1875, en este lugar había una estatua de la reina española Isabel II, hasta 1899.

En el año 1905 fue emplazada la estatua de José Martí, a raíz de las demandas de una encuesta popular realizada en el año 1899 en el semanario El Fígaro. En la que preguntaba: ¿Qué estatua debe ser colocada en nuestro Parque Central?, se recibieron 105 respuestas distribuidas de esta manera:

El resto de las opiniones se repartió entre otras personalidades y figuras simbólicas que obtuvieron un voto cada una.

Luego por la instauración de la República, el 20 de mayo de 1902, se colocó una nueva estatua de La Libertad que fue derribada por un ciclón.

El 21 de enero de 1900 se acordó promocionar la construcción de una estatua a Martí en La Habana. A los efectos, el 25 de febrero se creó la Comisión Ejecutiva del Monumento a Martí, la cual organizó la colecta y, para que esta tuviera carácter popular, determinó que cada donación fuera de un máximo de 25 centavos.

El escultor cubano, residente en Italia, José Vilalta de Saavedra, fue el encargado del monumento a Martí, por la suma de $ 4,500.00, en mármol blanco de Carrara. Esta estatua fue la primera que se alzó del poeta en Cuba.

La primera piedra del monumento fue colocada el 6 de noviembre de 1904.

El viernes 24 de febrero de 1905, a las 9:00 am, se inauguró la estatua a José Martí en el Parque Central. Según la prensa habanera de la época, desde la noche del 23, se anunció a la población con bombas, cohetes y voladores, el acto que tendría lugar el día siguiente. Al amanecer los cañones de las fortalezas habaneras hicieron una salva de 21 disparos, la ciudad despertó engalanada y había gran concurrencia en plazas, calles, parques, balcones y azoteas, especialmente en los alrededores del Parque Central.

En el acto fue presidido por el general Máximo Gómez. Estaba presentes, además, Fernando Figueredo, Fermín Valdés Domínguez, Diego Tamayo, José Francisco Martí y Zayas Bazán (su hijo), Benito Lagueruela, entre otras personalidades.

El acto oficial terminó con el desfile militar de las fuerzas armadas y de los bomberos, discursos y lectura de poesías y, por último, la parada escolar frente al monumento, organizada por la Junta de Educación.

Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución

El lugar ocupado por el monumento era conocido como la “Ermita de Los Catalanes”, porque allí se ubicaba el Monasterio de Montserrat, la Virgen de Cataluña.  El primer proyecto de la Plaza Cívica viene desde 1926, pero no fue hasta 1937 que se convocó a un concurso internacional para levantar un monumento a José Martí.  Entre las distintas propuestas, se sobresalieron: una versión de la torre coronada por una estatua de Martí y un monumento similar al Memorial en Washington, con una estatua de Martí sentado en el interior.

En 1943 resultaron premiados en el concurso los siguientes proyectos:

  • Primer lugar: el diseño del arquitecto Aquiles Maza y el escultor Juan José Sicre, que contemplaba crear en el interior del obelisco una biblioteca museo donde conservar el ideario del Maestro.
  • Segundo lugar: el diseño de los arquitectos Govantes y Cabarrocas quienes presentaron el proyecto de una biblioteca monumental, que fue edificada primero y hoy es la Biblioteca Nacional José Martí.
  • Tercer lugar: Enrique Luis Varela al frente de un equipo de los arquitectos Otero, Labatut, Morales y Tapia y el escultor Sambugnac y consistía en un obelisco con planta en forma de estrella de cinco puntas.

Varios obstáculos retrasaron la adquisición de la Ermita de los Catalanes por el Estado y provocaron demoras en la demolición, por lo 1952 la obra aún no había comenzado cuando Fulgencio Batista llegó al poder con su golpe de Estado.  El año siguiente, en el centenario del nacimiento de Martí, Batista comenzó a llevar a cabo el trabajo para ganar apoyo popular y por medio de una ley de impuestos, empezó a recaudar el dinero para financiar su ejecución (el gobierno era incapaz de invertir el dinero del patrimonio nacional en una causa tan noble como el homenaje a Martí)

Finalmente fue electa para su ejecución el tercer premio.  En aquel momento se alegó que su estructura vertical era más apropiada, pero el hecho despertó suspicaces comentarios y una aguda polémica de alcance nacional, ya que uno de los autores del proyecto favorecido era nada menos que el ministro de obras públicas y además coordinador de las obras de la plaza.

Gracias a la generosidad popular y la admiración de los cubanos por Martí lo que verdaderamente permitió la construcción de esta obra, ejecutada mediante el diseño vertical y que fuera concluida totalmente después de haberse producido en Cuba el Triunfo de la Revolución Cubana.

Desfile y seremonia Militar en la Plaza de La revoluciòn con motivo del 50 Aniversario de la Victoria de Giròn

La Plaza de la Revolución creció a partir de enero de 1959 al convertirse en lugar de cita del pueblo cubano para festejar o conmemorar todos los momentos trascendentales en nuestro devenir histórico.

Estatua ecuestre de José Martí en el parque Trece de Marzo

Estatua ecuestre de José Martí en el parque Trece de Marzo

El 28 de enero de 2018 fue develada una copia de la misma en el Parque Central de Nueva York.

Cuando el apóstol cumplía 165 años de su nacimiento en una acto público presidido por Raúl Castro Ruz, General en Jefe del Ejército, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministro; fue descubierta la obra de insigne artista Anna Hyatt Huntington.

La reproducción exacta y única de esa escultura de Martí llegó a Cuba varios años después de iniciarse las primeras conversaciones para lograr que en la capital de la Mayor de las Antillas también estuviese presente el Apóstol sobre su caballo. Es la única estatua conocida que refleja la figura del Héroe Nacional en el momento de su muerte en el combate de Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, en la misma posición heroica que recreó el pintor cubano Esteban Valderrama.

La réplica fue recibida el 3 de octubre de 2017 por vía marítima en la terminal portuaria Sierra Maestra de La Habana, luego de ser entregada en el puerto de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, en una nave procedente de Estados Unidos. El 20 de octubre, Día de la Cultura Nacional, fue emplazada en el Parque 13 de Marzo de La Habana Vieja.

Fotografías de José Martí en distintos momentos de su vida

https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1461839053990521

Marcha de las Antorchas

La situación epidemiológica existente en Cuba impedirá que los jóvenes desfilen este año 2021, antorcha en mano, como homenaje al natalicio de su Héroe Nacional. Sin embargo, los cubanos no dejarán pasar por alto el cumpleaños 168 de José Martí, razón por la cual este 27 de enero, la marcha se hará de forma virtual. Esta vez, internet será el escenario donde brillen las llamas de las antorchas que cada año rinden homenaje al Apóstol.Bajo las etiquetas #AntorchasMartianas#IdealesDeLuz#JuvenilMartiano, los internautas podrán dejar constancia en las redes sociales del homenaje que rendirán al hombre que supo dar su vida por los pobres de la tierra, ese que cayó de cara al sol, y cuyo ejemplo sirvió de guía a la Generación del Centenario.

https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1790933057747784
https://www.facebook.com/dirprojchabana/posts/1790913334416423

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *