La fotografía digital: La primera cámara digital en la historia

La principal diferencia con las cámaras “analógicas”, con las que han convivido unas cuantas décadas, está en que los sistemas digitales no necesitan de una película para guardar la información, no hay procesos químicos para registrar la información y transformarla en foto.

Aquí las fotos se registran con sensores digitales y circuitos integrados, otra cosa muy distinta es su almacenamiento, ya que inicialmente no se empezó a grabar en soportes digitales, no había memorias tal y como las conocemos ahora. Lo que se utilizaban eran cintas, soportes magnéticos.

Como podéis imaginar, tener las fotos transformadas en unos y ceros nos llevó a poder enviarlas con y sin cables con mayor facilidad. En cuanto al captor digital, la verdadera magia se produjo con el CCD, años atrás desarrollado para proyectos muy especiales, pero que en manos de Kodak llegó a un prototipo de cámara en 1975. El paso del tiempo colocó a la otra tecnología de captores – CMOS – como líder del mercado, pero esto ya no es el tema de nuestro artículo.

1975 – Kodak fue la primera

Sin querer entrar demasiado en tipos de sensores o cómo funcionan, queremos explicar que ese captor hace el papel de la película fotográfica de las anteriores cámaras. ¿Cómo? Pues está compuesto por semiconductores que captan los fotones, a mayor intensidad de la luz, mayor carga eléctrica. Cada una de esas células fotosensibles corresponderá con un píxel.

Esa cámara que ve en imágenes no es muy cómoda, es un prototipo de Kodak mucho más importante de lo que parece. El joven ingeniero Steven Sasson tuvo la misión de buscar una utilidad a los sensores CCD, con el objetivo final de crear una cámara en la que no hubiera ninguna parte móvil.

Todo tenía que ser digital, desde la captación de la imagen hasta el almacenamiento de la información. Tardaron un año en dar forma a este bicho de mas de tres kilos, que utilizaba un sensor de la empresa Fairchild Semiconductor, con capacidad para registrar una resolución de 100×100 píxeles.

Hablamos de diciembre de 1975 y las imágenes eran en blanco y negro. Lo de las partes móviles se consiguió a medias, ya que el resultado se guardaba temporalmente en una memoria RAM, pero si queríamos mantener la instantánea para siempre había que grabarla en una cinta.

Fuente

Xakata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *